Un día en la Escuela Ambiental del Cesar

Profesor Olmar Quintero y estudiantes. Foto: Escuela Ambiental.

Pasar un día en la Escuela Ambiental del Cesar es una experiencia sensacional, en este lugar el grupo familiar encontrará una oportunidad ideal para disfrutar de la naturaleza casi sin salir de la ciudad, pues se encuentra ubicada en el borde del perímetro urbano, a orillas del río Guatapurí en el norte de Valledupar.

Esta organización fundada en el año de 1997 por el profesor Olmar Fernando Quintero Sanguino, tiene por objeto brindar una “educación – acción” a la niñez, en la cual pueda desarrollar su espíritu creador libremente; por esta razón el visitante no encontrará salones sino espacios abiertos, abundantes en el frescor que da la sombra de los árboles.

Dr. Javier Pérez de Ávila (QEPD)
Dr. Javier Pérez de Ávila (QEPD)

Varios son los atractivos especiales de este lugar, que enumeraremos según el orden en que los niños suelen darle uso. En primer lugar está el chorro de alta presión, una caída de agua de tres metros de altura, alimentada por un brazo artificial del río Guatapurí denominado “Acequia Las Mercedes”, en este chorro uno se siente realmente masajeado por el preciado líquido y sale de él revitalizado; luego están las canchas de fútbol y voleibol donde una hora de deporte te dejará listo para relajarte en la maravillosa “piscina antiarrugas”, nutrida por aguas subterráneas y alcalinas, muy preciadas para la buena salud, según el concepto de uno de los más queridos médicos naturistas de la ciudad de Valledupar, el doctor Javier Pérez de Ávila (QEPD), eterno amigo de la Escuela Ambiental y vivo por siempre en el corazón de todos cuantos pudimos conocerle.

El SPA natural es paso infaltable en este recorrido y merece parágrafo a parte; consta de cinco baños (agua fría, agua caliente, melaza, talasoterapia y sauna aromático) y un espectacular masaje con arcilla, a manos del experto profesor Olmar.

Una deliciosa merienda puedes disfrutar en la “Ecotienda”, atendida por la esposa del director, doña Amparo Corrales y su señora madre Ana Lázaro; enyucados, pudines de banano, galletas de coco, limonada y jugo de corozo, ah ¡qué delicia!

Estas actividades de alegría y diversión están acompañados del aprendizaje empírico de la vida del campo, dirigidos a cuatro manos por los señores Orlando Palmera, encargado del ordeño diario, y el señor Albeiro Muñoz, apicultor profesional, de este modo los niños pueden estar en contacto físico con los dos animales más integrados a la dieta humana, la vaca (por la leche y la carne) y las abejas (por la miel y la polinización).

Ah, no debemos olvidar a los niños de otras épocas, los entrañables adultos mayores, a ellos les fascina la tranquilidad que brinda la Escuela Ambiental y encuentran en la guía del profesor José Martín Carrillo, con sus enriquecedoras charlas para el fortalecimiento de la autoestima y la superación personal, el mejor acompañamiento e interlocución.

Por estas razones, visitar la Escuela Ambiental del Cesar resulta una experiencia ineludible para cada niño de Valledupar.

JOSE LUIS ROPERO DE LA HOZ – DIRECTOR

Anuncios

Danos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s