Jornada única ¿bus o aplanadora?

Sentados: Victoria Avendaño, Aníbal Barros y Armando Portela. Foto: Ecojugando.
Sentados: Victoria Avendaño, Aníbal Barros y Armando Portela. Foto: Ecojugando.

En la más reciente tertulia de Deslinde realizada por el CENTRO DE ESTUDIOS DEL TRABAJO – CEDETRABAJO Valledupar, se abordó el tema “Jornada única ¿bus o aplanadora?”, donde los docentes Victoria Avendaño (dirigente sindical CUT – Cesar) y Aníbal Barros Villazón (sindicalista ADUCESAR) expusieron, con la moderación del profesor Armando Portela Quintero (Director Cedetrabajo – Cesar), los efectos negativos que está generando esta política implementada a “rajatabla”.

Tomo inicialmente la palabra el profesor Portela, expresando que resulta imprescindible compartir y divulgar estos acontecimientos de trascendencia nacional y cuyo fundamento es político; luego de una breve intervención, otorgó la palabra a la docente Victoria Avendaño, quien señaló los antecedentes de la jornada única como modelo educativo en Colombia.

ANTECEDENTES DE LA JORNADA ÚNICA EN LA EDUCACIÓN COLOMBIANA.

La Ley general de educación (115 de 1994) fue producto de una lucha emprendida por el magisterio colombiano, una conquista materializada mediante concertación entre la FEDERACIÓN COLOMBIANA DE EDUCADORES (FECODE) y el gobierno de CÉSAR GAVIRIA TRUJILLO; en esta ley se previó restituir la jornada única en un plazo de diez años, previa construcción de la infraestructura y contratación necesaria para cubrir las necesidades. Cabe recordar que la jornada única fue el método tradicional de la educación nacional hasta el año de 1967, cuando el Presidente de la República CARLOS LLERAS RESTREPO la redujo a la mitad, en un desacierto incomprensible, dada la gran preparación y el alto prestigio de los bachilleres colombianos en aquella época.

Se estima en 51000 la cantidad de aulas que es necesario construir en el país para acoger en una sola jornada a todos los estudiantes, añadiendo los recursos para bibliotecas, laboratorios y comedores, podría estimarse el dinero necesario para una implementación aceptable en 16 billones de pesos, lo cual no está contemplando el gobierno en el presupuesto nacional; qué resulta de esto, más apilamiento de los estudiantes en los salones de clase, menor calidad en la educación y mayor explotación laboral hacia los docentes.

Para la implementación de la jornada única en el departamento del Cesar fueron seleccionadas 33 escuelas, cinco de ellas en el municipio de Valledupar: Manuel Germán Cuello, Leonidas Acuña y Alfonso Araújo Cotes (zona urbana), y las escuelas rurales de Patillal y La Mina.

El profesor Aníbal Barros Villazón, quien ha liderado la defensa de los derechos docentes y estudiantiles en el COLEGIO MANUEL GERMÁN CUELLO, hizo referencia a la actitud hostil que las directivas de la educación en el municipio han ejercido sobre su actividad sindical y la falta de compromiso por parte de una buena parte del magisterio, que se deja envolver en la maniobra táctica del “divide y vencerás”; igualmente mencionó algunas razones por las cuales resulta inconveniente la implementación en este momento de la jornada única en el COLEGIO MANUEL GERMÁN CUELLO:

  1. El predio donde está ubicada la insitución no es del municipio, sino de una empresa privada llamada CORINCE.
  2. Hay hacinamiento de estudiantes e incumplimiento de la norma ICONTEC NTC4595.
  3. No se cuenta con un comedor digno para recibir los alimentos.
  4. Las fuentes de agua son insuficientes y presentan fugas.
  5. Una gran cantidad de ventiladores se encuentran averiados.
  6. Hay déficit de baterías sanitarias.
  7. Los laboratorios se encuentran inoperantes por falta de dotación.
  8. El nuevo modelo pedagógico no fue socializado ni aprobado siguiendo el conducto regular: Consejo Académico – Consejo Directivo.

Así, resulta más que destacado la realización de estas “Tertulias de Deslinde” que exponen la realidad nacional con un sentido didáctico y de amor patrio.

JOSE LUIS ROPERO DE LA HOZ – DIRECTOR.

Anuncios

2 Comments

  1. Jornada única, es otra manera de seguir lavando el cerebro al pueblo colombiano nos adormecen dentro de los campos deconcentracion, llamadas jaulas…eh perdon aulas…

    Me gusta

    1. No necesariamente James, nuestros abuelos se educaron en jornada única y está demostrado que ellos son los depositarios de los valores tradicionales de familia y sentido de pertenencia por nuestra nación. De las familias depende que los nuevos ciudadanos no sean indiferentes a los asuntos que nos atañen a todos.

      Me gusta

Danos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s