Pueblo Bello es un municipio que hace honor a su nombre, incrustado en la Sierra Nevada y a orillas del río Ariguaní, es también un digno ejemplo de riqueza cultural y de la universalidad que puede hallarse en la aldea.

Este mes fuimos ahí, por invitación de la ambientalista Fabiola Fuentes Baute, directora de la Fundación Mingueo y conocimos con admiración la gran creatividad que desarrollan los niños del Instituto Magola Hernández Prado, inspirados en la naturaleza y afinados mediante el trabajo en equipo y la convivencia.

La comunidad escolar como evento final del tercer periodo académico, organizó un desfile de modas, con el especial valor de estar confeccionados completamente con material reciclado; una exposición de manualidades y artesanías, bajo el mismo criterio; y una bella actividad de “mano vuelta y trueque”, costumbre ancestral que resalta el valor de la amistad y la solidaridad.

Después de la actividad escolar dimos un breve paseo por Pueblo Bello y entre otras cosas visitamos al señor Manuel Montaño, un empresario de exitoso recorrido en el Cesar que dirige además una formidable agropecuaria y de ecoturismo en su hacienda La Helenita, a continuación el registro gráfico.

GALERÍA FOTOGRÁFICA.

REDACCIÓN ECOJUGANDO

Anuncios