¿Qué es una constitución? Comentarios a la obra de Ferdinand Lassalle

Ferdinand Lasalle
Ferdinand Lassalle

Lassalle plantea un problema al cual se enfrenta la política y el derecho de su tiempo, definir con claridad el ser de una constitución, aquel documento, que habría de regir las instituciones del Estado contemporáneo.

Su tesis tiene un gran mérito, en primer lugar, surge en un especial momento de la historia alemana, esto es, la unificación liderada por el canciller prusiano Otto Von Bismarck, el ascenso político de la burguesía y el colapso de las instituciones feudales; en segundo término (y en realidad, aquí radica lo importante) Lassalle logra una diferenciación entre el carácter formal de la ley fundamental y los fenómenos sociales que condicionan su existencia, a los cuales llama “factores reales de poder”.

El jurista alemán desarrolla sus conceptos a través de dos conferencias dirigidas a la burguesía berlinesa, en la primera (abril de 1962) aborda las características generales de toda constitución y sus factores reales de poder; en la segunda (noviembre de 1962), titulada “¿Y ahora?” se detiene en el estudio de la inmediata situación germana, plantea la discordia reinante entre la ley y la vida cotidiana, para finalmente denunciar los poderes del establecimiento, por dar un tinte pseudoconstitucional a un Estado cuasiabsoluto, en el cual las instituciones democráticas (como el parlamento) carecían de capacidad para proponer reformas o disposiciones eficaces.

En aquel momento histórico, la burguesía, compuesta por industriales, comerciantes y banqueros, representaba la clase emergente que bregaba por un cambio de régimen, es decir, por la abolición de las relaciones feudales y el establecimiento de una democracia liberal.

La clase obrera por su parte, operaria de una vigorosa y joven sociedad industrial, iniciaba la lucha por alcanzar condiciones laborales más dignas y tropezaban en el camino hacia la toma de conciencia social, estos factores les compelían a la búsqueda de mayor representación política, aunque con discontinua estrategia. En aquellos tiempos, las contradicciones principales no discurrían entre capital y trabajo, así que una alianza con la burguesía, resultaba muy viable.

Finalmente, la monarquía y la aristocracia, respaldadas por el formidable ejército prusiano, constituían la clase en el poder, en el cual se mantuvo sólida luego de tres hábiles victorias dirigidas por Bismarck, sobre Dinamarca (1863), Austria (1866) y Francia (1870); obviamente, Lassalle no tuvo oportunidad de considerar estos hechos excepcionales entre las variables de su tesis, pero la unificación territorial, la abolición de las barreras aduaneras entre las regiones, junto  a una soberanía nacional incuestionable, fueron hechos que dieron al pueblo alemán las herramientas iniciales para construir un país poderoso.

La maquinaria prusiana, con argumentos de fuerza deshizo los de la razón, demostrando sobre los hechos una sentencia central de Lassalle “la verdadera constitución de un país no se encierra en unas cuantas hojas de papel escritas, sino en los factores reales de poder; son estos y no el derecho extendido en el papel, los que informan la práctica constitucional”.

¿Que es una Constitución? Es una propuesta política avanzada, que fiel al proverbio cristiano de “nadie es profeta en su tierra”,  no se vio realizada en su tiempo, pero que marcó lineamientos de lo que serían las democracias europeas casi un siglo después.

Tal vez la tragedia de Lassalle, un hábil político, consistió en no haber podido ganar para la burguesía y la clase obrera, el apoyo del ejército “el más decisivo de todos los resortes del poder organizado”; un apoyo de esa magnitud habría dado un vuelco a la correlación de fuerzas al interior de Alemania, pero creo que tal posibilidad no era realizable; el ejército alemán poseía una tradición y disciplina incomparable, y su oficialidad, de rancio abolengo, mostraba una firme ligadura hacia la nobleza. Sin embargo y pese a los humanos errores, la figura de este hombre trascendió su generación, dando a la futura intelectualidad alemana un referente de la lucha por un sistema más justo.

JOSE LUIS ROPERO DE LA HOZ – DIRECTOR.
Anuncios

Danos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s