Una excursión a la Reserva Natural Los Tananeos es una experiencia divertida y enriquecedora, principalmente si se realiza con el ánimo de explorar, aprender, compartir y disfrutar las cosas bellas que ofrece la naturaleza. Es un destino ecoturístico por excelencia, ahí es posible encontrar manantiales, arroyos, cascadas, montañas, acantilados y las hermosas perspectivas del Valle de Upar que ofrece la Serranía del Perijá, por algo a Manaure lo llaman “el balcón del Cesar”.Conocer Los Tananeos implica adentrarse en la montaña, subiendo y bajando empinados senderos es posible observar fauna y flora muy diversa en su estado natural, como armadillos, tucanes, conejos, helechos, cacaos y aguacates. Luego de la caminata lo ideal es darse un chapuzón en los pozos del manantial, donde un torrente puro y frío que mana de los cerros liberará al bañista de las toxinas citadinas y reactivará su circulación.Si va por las épocas de mayo a junio el visitante encontrará los cacaos y aguacates en plena maduración y podrá disfrutar de ricos manjares totalmente libres de pesticidas o fertilizantes sintéticos. Amplios espacios ofrecen a los niños lugares de ensueño para dar rienda suelta a su imaginación y jugar a la pelota, el escondite y la lleva. Estudiantes y profesionales pueden desarrollar en este lugar sus actividades de investigación científica pues su relieve, recursos hídricos y biodiversidad son realmente especiales.

La Reserva Natural Los Tananeos se encuentra estratégicamente ubicada a sólo tres kilómetros del casco urbano de Manaure Cesar, los interesados en conocerla pueden solicitar información al teléfono 3176268212 o visitar su oficina en Valledupar ubicada en la calle 16 # 6-90.

REDACCIÓN ECOJUGANDO

Anuncios